No es alzheimer, pero sí demencia…

No es alzheimer, pero generan demencias que deben ser tratadas antes de que vayan a peor y acaben siendo la enfermedad del olvido. Dado que los estudios actuales indican que hasta un 40% de los pacientes que viven con la enfermedad de Alzheimer o demencia se diagnostica erróneamente, este es un buen momento para hablar de este asunto. Hay muchas enfermedades que se presentan con síntomas similares a la demencia, pero en realidad no lo son y son completamente tratables. El problema es cuando se pasa de largo, no se tratan y acaban convirtiéndose en el paso previo a enfermedades irreversibles.

Te presentamos 7 formas de “demencia” que pueden ser tratadas, según especialistas médicos.

  1. PROBLEMAS DE TIROIDES: Un problema de la tiroides no detectada puede causar demencia. El diagnóstico se invierte casi de inmediato una vez que se recibe el tratamiento adecuado para su tiroides.
    • ¿Sabías que una tiroides lenta, la enfermedad de Hasimoto principalmente, puede presentarse con síntomas de pérdida de memoria que son similares a la enfermedad de Alzheimer? Por lo general, personas que actúan como si estuviesen deprimidos y tienen problemas de memoria.
    • ¿Sabías que la enfermedad de la tiroides es bastante común en las mujeres mayores de 60 años? ¿Te comprobado como tienes el tiroides?
    • ¿Sabías que los estudios indican que hasta 1 de cada 4 pacientes en hogares de personas mayores pueden tener hipotiroidismo no diagnosticado.
  2. DEPRESIÓN: Los estudios han demostrado que las personas con depresión tienen mayor riesgo de desarrollar demencia. La depresión severa puede causar demencia y puede ser tratada. No tardes en detectarla y ponerle freno…
  3. LA HIDROCEFALIA DE PRESIÓN NORMAL (HPN) es una acumulación anormal de líquido cefalorraquídeo (LCR) en los ventrículos del cerebro, o cavidades. Se produce si el flujo normal de LCR en el cerebro y la médula espinal se bloquea de alguna manera. Las personas mayores con esta enfermedad por lo general tienen problemas para caminar y para controlar la vejiga antes de la aparición de la demencia. ¡Así que no tardes en detectarla! La NPH se puede tratar o incluso revertirse. Los síntomas de la HPN generalmente empeoran con el tiempo si la condición no es tratada, de ahí la importancia de controlar los posibles síntomas. 
  4. La ENFERMEDAD VASCULAR CEREBRAL (EVC) es una inflamación de las paredes de los vasos sanguíneos en el cerebro o la columna vertebral. Entre sus síntomas también está la demencia, que se puede resolver cuando la persona es tratada con inmunosupresores.
  5. Las INFECCIONES pueden causar confusión, delirio, demencia o síntomas parecidos debido a la fiebre u otros efectos secundarios asociados con la respuesta del organismo a una entidad extranjera. Estos síntomas por lo general se pueden resolver con un diagnóstico y tratamiento adecuados.
  6. DEFICIENCIAS NUTRICIONALES
    • de vitamina B1 (tiamina), causada por el alcoholismo crónico, y las deficiencias de vitamina B12 pueden revertirse con el tratamiento. Esta es una de las causas más olvidadas de la demencia como síntomas. La mayoría de las personas mayores de 60 años de edad tienen una baja lectura de la vitamina B12 en las pruebas. Este problema se corrige fácilmente.
    • de vitamina D
  7. PROBLEMAS METABÓLICOS Problemas niveles sanguíneos bajos de azúcar (hipoglucemia) se llama, y niveles altos o bajos de sodio o de calcio también pueden también causar demencia síntomas parecidos; y si no se trata correctamente puede conducir a la demencia.

Antes de diagnosticar la enfermedad de alzheimer, tu médico ha de descartar entre otras, estas enfermedades como posible causa de la demencia.

Anuncios

Depresión del cuidador del enfermo de alzhéimer

Depresión del cuidador del enfermo de alzhéimer

Fuente:  Geriatric Mental Health

La sobrecarga de trabajo físico y emocional, suele desencadenar a menudo en una depresión clínica y en ansiedad. Según datos del Geriatric Mental Health, el 50% de los cuidadores que atienden a enfermos de alzhéimer experimentan síntomas depresivos suficientemente severos como para exigir un tratamiento. [custom_frame_right shadow=”on”]depresion (1)[/custom_frame_right]

Si tu eres un cuidador/a debes estar al tanto de las señales que nos envía la depresión y hablar con tu médico de cabecera si notas síntomas.

Dar el mejor cuidado posible a nuestros enfermos requiere que nosotros nos mantengamos saludable, fuertes y en la medida que se pueda, también sonrientes.

Algunos de los siguientes síntomas en cuidadores que pueden indicar algún grado de depresión:

  • Dolores que no desaparecen
  • Enojo, irritabilidad
  • Problemas con la dieta y el peso (o engordas o adelgazas)
  • Cansancio o falta de energía
  • Pérdida del placer o interés en actividades
  • Apatía
  • No querer hablar con nadie
  • Insomnio
  • Sentirse vacío o triste
  • Sentimientos excesivos de culpa
  • Alejamiento de la vida social
  • Falta de concentración

Algunos miembros de la familia pueden sentirse descuidados porque sus necesidades se han transformado en secundarias en relación con las del paciente. Si tienes hijos pueden estar confundidos, asustados y celosos, o incluso avergonzados por el miembro de la familia (generalmente un abuelo) enfermo de Alzheimer.

[custom_frame_left shadow=”on”]images[/custom_frame_left] Buscar asesoramiento psicológico puede ayudarte a tu familia a trabajar con estas emociones diarias y con los cambios en los roles familiares.

Los cónyuges e hijos de pacientes con la enfermedad de Alzheimer, que desarrollen labores de cuidadores 24 horas generalmente son los que más sufren y les es significativamente beneficioso tener un apoyo social a largo plazo.

Cuando el apoyo social falla en reducir la depresión,la medicación antidepresiva puede ser de gran ayuda. De hecho, tratar las depresiones leves puede producir una importante diferencia tanto para usted como para el paciente.

Guía para familiares de enfermos de alzhéimer ( Descarga PDF)

La depresión asociada o surgida por los cuidados brindados no se reduce o elimina necesariamente cuando el paciente muere. Para apoyo luego de la muerte de un ser querido, usted y su familia tal vez quieran hablar con su médico o buscar asesoramiento para disminuir el dolor. Con la muerte del cónyuge con Alzheimer, algunos hombres experimentan mayor depresión, mientras algunas mujeres mejoran.

Ayudando al cuidador a ayudarse a sí misma…

Los cuidadores que tienen conocimiento, están preparadas y apoyadas, además de tener buena salud psicológica y física, son los que finalmente proveen de la mejor atención. Puedes seguir estos pasos para prepararte para el reto que supone cuidar a un enfermos de alzhéimer y/o otras demencias.

  • Busca los recursos que tienes en tu ciudad o villa (centros de día, asistencia en el hogar, enfermeras o fisioterapeutas a domicilio). Pregúntele a su médico, al hospital, en su ambulatorio, en una farmacia, etc.
  • Contacta con la asociación de alzhéimer y/o otras demencias de tu provincia, o de tu comunidad Autónoma.
  • Contacta con grupos de apoyo a través de la asociación de Alzheimer que hayas escogido.
  • Pide ayuda a otros miembros de tu familia o a amigos. Esto sabemos que no siempre es factible, pero por intentarlo que no quede…pregunta, grita que necesitas ayuda!
  • Ocúpate de tu propia salud
  • Planifica con tiempo todos los temas financieros o legales.
  • Ocúpate de la planificación a largo plazo de tus propias necesidades, en caso de que pueda resultarte imposible  atenderlo.
  • Crea estrategias para controlar emergencias médicas que no dependan de tu paciente de alzheimer.

Derivaciones a Especialistas

Si, a veces son necesarias. Psiquiatras geriátricos y médicos con entrenamiento especial en salud mental de adultos mayores tratan tanto al paciente como a la persona encargada de éste.[custom_frame_right shadow=”on”]16602000-nube-palabra-abstracta-para-la-psiquiatria-geriatrica-con-etiquetas-y-terminos-relacionados[/custom_frame_right]

Psiquiatras geriátricos pueden proveer:

  • Control del comportamiento, especialmente para agitación, psicosis o comportamiento violento. Control de comportamiento suicida o atención de depresión mayor.
  • Terapia individual para el paciente y la persona que brinda la atención.
  • Evaluación funcional para tomar una determinación sobre la necesidad de internar al paciente en un lugar de cuidado de largo plazo.
  • Psiquiatras geriátricos pueden ser de gran ayuda cuando hay una combinación de temas de comportamiento y médicos complejos, cuando hay tratamientos con medicamentos que necesitan ser evaluados y la evaluación de la necesidad de atención a largo plazo.

Psicólogos clínicos y enfermeros psiquiátricos con práctica avanzada (APNs) pueden proveer terapia para cuidadores.

Trabajadores Sociales pueden ofrecer consejos y unir pacientes y familias a recursos comunitarios. Terapias físicas y de actividades proveen guías sobre niveles apropiados de actividad física y grupal para los pacientes.

Terapistas ocupacionales pueden evaluar las habilidades del paciente para realizar actividades de la vida diaria y ofrecer estrategias para maximizar el funcionamiento.

En definitiva, hay salida. Todo problema tiene solución, sólo si se tiene fe en ella y en quien/que la puede efectuar.