La prueba del Cielo, un libro para leer

Ayer terminé de un libro que desde hacía meses tenía en mente leer. Se llama La prueba del cielo y ha sido escrito por el doctor Eben Alexander tras una experiencia cercana a la muerte.

Si has perdido hace poco a algún familiar o si estás en la etapa final de la dura enfermedad de alzheimer es un libro que te llenará EL ALMA. Sí, lo escribo con mayúsculas porque te llena de paz, de tranquilidad y de esperanza.

La prueba del cielo un libro que ha revolucionado el eterno conflicto entre ciencia y fe. Narra el viaje de un importante neurocirujano a la vida después de la muerte, una historia real que nos ayudará a comprender qué nos espera más allá de la vida (en este mundo).

Miles de personas en todo el mundo afirman haber tenido experiencias cercanas a la muerte y haber visitado el cielo. Hasta ahora, la ciencia siempre había estado ahí para cuestionarlas…

Este libro no te dejará indiferente y te cambiará la forma de ver la vida actual, además de poder tener la paz de que tus familiares o amigos fallecidos están viviendo una felicidad inimaginable para la mente humana.

«El 8 de noviembre de 2008 me desperté con un terrible dolor de cabeza que en apenas dos horas desembocó en un derrame cerebral. Caí en un coma profundo, y durante siete días permanecí en ese estado, durante el cual viví una experiencia increíble y fuera de este mundo. El lugar en el que estuve es un sitio maravilloso, reconfortante y lleno de amor. No tengo miedo a morir porque ahora sé que no es el final.»  

Doctor Eben Alexander

La lógica científica del doctor Alexander jamás había dado crédito a las experiencias cercanas a la muerte. Sin embargo, después de haber pasado por esto sabe que no son meras fantasías: Dios y el alma existen realmente, y la muerte no es el final de la existencia personal, sino una mera transición.

«La experiencia cercana a la muerte del doctor Eben Alexander es la más asombrosa que he oído en más de cuatro décadas de investigación. Él es la prueba viviente de que existe otra vida.»

Doctor Raymond A. Moody, autor de Vida después de la vida.

«La carrera del doctor Alexander en el campo de la neurociencia le ha enseñado que las experiencias cercanas a la muerte son ilusiones creadas por el cerebro pero, aun así, su experiencia personal lo dejó profundamente marcado.»

Bruce Greyson, doctor y coeditor de The Handbook of Near-Death Experiences.

Datos sacados de La Casa del Libro, desde aquí os recomendamos este libro. El doctor Eben Alexander ha ejercido como neurocirujano académico durante los últimos veinticinco años y su base científica es innegable… hasta que vivió su maravilloso viaje al cielo…

Y ahora os dejo un fragmento del libro, que como excuidadora me llenó de esperanza y de una inmensa paz interior al comprender muchas cosas que vivimos de igual forma con nuestro gran amor, LOLA. ¡Espero y deseo que a muchos de vosotros os ayude! Porque si nosotras lo vimos… ¿por qué no vosotros?

“Cuando le conté parte de la historia del periplo espiritual que había vivido durante mi coma, respondió con genuino asombro. No porque me creyese loco, sino porque finalmente le encontraba sentido a algo que lo desconcertaba desde hacía bastante tiempo. Me explicó que, un año antes, su padre se encontraba en las últimas fases de una enfermedad terminal que lo había aquejado durante cinco años. Estaba incapacitado y senil, sumido en un dolor permanente del que quería escapar muriendo. (…) Un día su padre se tornó más lúcido de lo que había estado en dos años e hizo una serie de observaciones sobre su vida y su familia. Entonces, su mirada se desplazó hacia el pie de su cama y parecía hablarle al aire. Al escucharlo, su hijo John se dio cuenta de que estaba hablando con su madre, que había fallecido cincuenta años antes, a los sesenta y cinco, cuando su padre era sólo un adolescente. (…) En aquel momento parecía estar manteniendo una alegre y animada conversación con ella. Mi amigo no podía verla, pero estaba absolutamente convencido de que su espíritu se encontraba allí para dar la bienvenida al de su padre. Al cabo de unos minutos así, su padre se volvió de nuevo hacia él, esta vez con una expresión totalmente distinta en la cara. Estaba sonriendo y parecía en paz, como nunca antes, que él recordara. —Vete a dormir, papá —se oyó decir—. Déjate ir, sin más. No pasa nada. Su padre lo hizo. Cerró los ojos y se fue desvaneciendo poco a poco con una expresión de completa serenidad en la mirada. Poco tiempo después fallecía. John tenía la sensación de que el encuentro entre su padre y su fallecida abuela había sido real, pero no sabía qué pensar de ello, porque como médico tenía la certeza de que tales cosas eran «imposibles». Muchos otros han presenciado esa asombrosa claridad mental que parece apoderarse de ancianos seniles justo antes de fallecer, tal como había visto John en su padre (un fenómeno conocido como «lucidez terminal»). Y no tiene explicación neurológica. Escuchar mi relato le dio la licencia que necesitaba para hacer algo que llevaba mucho tiempo anhelando: creer lo que había visto con sus propios ojos y aceptar la profunda y reconfortante verdad de que nuestro yo espiritual es más real que nada de lo que percibimos en este Reino físico y de que existe una conexión divina que nos une al infinito amor del Creador.

Anuncios

Cuestión de Estado, más que un simple lema

El alzhéimer es una Cuestión de Estado

Priorizar las preferencias socio-sanitarias es clave para la supervivencia moral del Estado.

Los días veintiuno de septiembre “Día Mundial del Alzhéimer”, año a año, fundaciones, asociaciones, profesionales especializados, cuidadores y familiares de enfermos de alzhéimer tienen la fuerza moral de salir a gritar a un mundo ciego y/o indiferente que les hagan caso. Si, puede resultar bastante radical esta frase, pero después de ver como algunos políticos preparan con falsa sonrisa un discurso agotado para sacarlo a la luz un solo día al año, me agota.

Llevamos años pidiendo ayudas a la dependencia, años deseando que no nos hundan un sistema público sanitario ejemplar a nivel mundial, como era hasta hace poco. Se escudan en una situación de crisis mundial… bien, para salvar bancos inyectándoles cientos de miles de millones de euros o unas posibles futuras olimpiadas, hay de sobra como ha dicho nuestro ministro de economía De Guindos; pero para mejorar la calidad de vida y cuidar de los enfermos de alzhéimer no, porque tienen un coste unitario notablemente alto, 24.000-36.000 €.

[custom_frame_left shadow=”on”]

21 de Septiembre, Día Mundial del alzhéimer

21 de Septiembre, Día Mundial del alzhéimer

[/custom_frame_left]

Nos cuentan desde el partido del gobierno, que alcanzó el poder con amplia mayoría y que está acometiendo de manera totalmente tajante medidas tremendamente cuestionables y antisociales, que su prioridad con el alzhéimer es crear una estrategia nacional sobre la enfermedad que coordine las investigaciones y los cuidados socio sanitarios, según el secretario del Grupo Parlamentario Popular en la Cámara Alta, Antolín Sanz. Habrá que recordarle al Sr. Antolín que este gobierno, cuyo líder es el presidente de su partido y de España ha acometido los mayores recortes de la historia de este país tanto en SANIDAD, DEPENDENCIA como en INVESTIGACIÓN. Así que no nos vendan palabras vacías, que estando en el poder con amplia mayoría, no han movido ficha en lo que se refiere a alzhéimer y otras demencias en lo que llevan de legislatura.  También se olvidan que nos están privando de algunos derechos. Resulta que ahora dicen que van a hacer algo que en una sociedad democráticamente avanzada como la nuestra, se supone que ya teníamos. Como siempre: pierden los mismos, los necesitados y/o dependientes.

El alzhéimer afecta en la actualidad a 1,2 millones de españoles y deriva en una «dependencia progresiva» por la discapacidad que produce, además de implicar una «considerable carga asistencial» para la familia y el sistema sanitario.

Un punto importante para destacar este día mundial del alzhéimer 2013, es que «más del 80 por ciento de los cuidadores son mujeres». ¿No les parece señores del gobierno un dato muy importante a tener en cuenta a la hora de poner en marcha concretas y eficaces políticas vinculadas a esta enfermedad? Nos encontramos ante una clara evolución demográfica, somos más longevos, si el gobierno no empieza a considerar esta enfermedad como una cuestión de estado, acabaremos siendo una sociedad moralmente podrida. No vale que los cuidadores nos ayudemos unos a otros deambulando entre el desconcierto y el miedo, tampoco que a las asociaciones y fundaciones se les cancelen fondos para investigación de la enfermedad o servicios sociales que dignifican la vida de los enfermos. No, no vale…no podemos pensar que el día de mañana viviremos en una sociedad deshumanizada por culpa de unos políticos que en su día pudieron tomar medidas, y no lo hicieron. Si no hacen nada, en 2025, España tendrá un 30% más de casos más.

Koldo Aulestia, presidente de CEAFA  destaca que la Política de Estado del alzhéimer debe basarse en cuatro ejes:

  1. Apoyo a las familias
  2. Protección jurídica.
  3. Sanitario, ya que es un problema socio-sanitario
  4. Formación de los profesionales, tanto a nivel de cuidadores como de investigación

Los objetivos del Día Mundial del alzhéimer 2013 son:

  • Defender los intereses de las personas que padecen alzhéimer y sus familiares ante las instituciones.
  • Unir esfuerzos con las autoridades sanitarias y gubernamentales.
  • Colaborar con las familias en su lucha contra esta patología.
  • Solicitar el apoyo y la solidaridad de la población
  •  Informar y dar a conocer todas las cuestiones relacionadas con la enfermedad.

Actualmente, ni la atención sanitaria ni los modelos sociales tradicionales permiten el cuidado adecuado de las personas que sufren enfermedades neurodegenerativas; por ello es imprescindible que haya cambios en las prioridades sociosanitarias y establecer una política de estado clara respecto al alzhéimer.

Finalizamos este post, pidiendo con total esperanza que el alzhéimer sea considerado cuestión de Estado por parte de nuestros gobernantes, para así poder involucrar a la sociedad y ver en un futuro un arcoiris de esperanza; también queremos exigir a los políticos que se acuerden todo el año del alzhéiemr, no solo un día. Que se acuerden de los casi cinco millones de personas, entre enfermos y sus familiares cuidadores, que padecen la enfermedad de forma directa o indirecta. Por eso, el homenaje indiscutible por su lucha incansable y diaria es para los cuidadores, porque donde hay amor verdadero, no hay cargas que no se puedan sobrellevar, ni muros inalcanzables. Por ellos, sí que gritamos bien fuerte: “El alzhéimer debe ser Cuestión de Estado”.

Fuentes: 

Día Mundial del Alzhéimer, 2013. Cuestión de Estado. CEAFA

Cartel de CEAFA para el día mundial del alzhéimer, 2013

Tríptico de CEAFA para el día mundial del alzhéimer, 2013

Reindivicación de CEAFA para el día mundial del alzhéimer, 2013