Equinodermo, un corto sobre Alzheimer

Equinodermo, un corto sobre Alzheimer

Fuente: Alzheimer Universal

Estoy jubilado aunque no quiero estarlo. Tengo ilusión por la vida y –aún a mis 65- ganas de cambiar el mundo. Confío en que se puede hacer y es más: tengo un plan para para ello. Creo que falta magia en el mundo y nosotros, los maestros, tenemos un poder privilegiado. Me duele pensar que la vida está dividida en edades, detesto la expresión “es cosa de niños” y la gente que se ha hecho mayor de espíritu. Pero ya me he cansado de gritarlo, ahora lo llevo por dentro.  Me siento incomprendido, frustrado, desencantado. Y mi única esperanza o vía de escape está en los niños: ellos aún tienen esa ilusión y todavía se les puede decir que la magia existe sin que frunzan el ceño. A pesar de todo sigo vivo por dentro  y me juré a mí mismo que sería feliz y que mis inquietudes morirían el mismo día que yo lo hiciera

Anuncios

Morir dos veces

Morir dos veces

Fuentes: Alzheimer Universal y RTVE

Conrado Urbán fue diagnosticado de Alzheimer hace dieciocho años. Desde entonces, su esposa, Sofía, que tenía 32, decidió cuidarlo en casa. Su hijo, Alex, ha descrito en un libro la relación con su padre y la ‘condena’ que supone esta terrible enfermedad. Crónicas refleja la entrega de esa familia.

Conrado Urbán fue diagnosticado de Alzheimer hace dieciocho años. Desde entonces, su esposa, Sofía, que tenía 32, decidió cuidarlo en casa. Crónicas refleja la entrega de esa familia. Su hijo Alex, escritor, ha descrito la relación con el padre, pasando por todas las etapas de una enfermedad que él considera una “condena”, para el enfermo y para sus allegados. En Crónicas, se recuperan las leyendas que Conradoexplicaba sobre su tierra natal, los campos de Huesca. Hemos vuelto al pueblo abandonado de donde partió la familia Urbán, Bagüeste.

 Crónicas – Morir dos veces – Alex ha relatado en un libro su vivencia con esta ‘condena’

Un diagnóstico cruel

Conrado Urbán era un hombre que viajaba mucho. Conoció a su esposa en Perú, tuvieron dos hijos. Después de un accidente, empezó a darse cuenta de que estaba perdiendo memoria. Una entrevista, en el hospital del Vall de Hebrón, con la neuróloga Mercè Boada fue definitiva. Tenía un tipo de Alzheimer. Eso, en un principio, desmoronó a Sofía. Pero, desde entonces, decidió atenderlo en casa.

Crónicas – Morir dos veces – La neuróloga Merce Boada diagnosticó Alzheimer a Conrado

Cuando el hijo es el padre

Los hijos de Conrado tenían 10 y 12 años. Desde entonces se convirtieron, de manera natural, en acompañantes, en lazarillos de su padre. Al principio podía salir a pasear solo. Un buen día se perdió, cuando había salido a comprar churros cerca de la casa. Su hijo Álex le acompañaría en sus paseos por el parque. También se despistaba. Los paseos se fueron reduciendo, hasta que quedó postrado en la casa. Hubo una temporada en la que Conrado gritaba sin parar. Después se tranquilizó. Álex, que era entonces un adolescente, comenta que no odiaba a su padre, si no a la situación.

Crónicas – Morir dos veces – La vida al revés. Hijos cuidando de su padre

Aunque no lo parece, se entera; la memoria está en los besos

En el reportaje Álex disiente de su hermana Noelia y de su madre Sofía. Según él, Conrado ya ha llegado a un estado en el que no se entera de los gestos y caricias. Ellas dos piensan que sí. Están convencidas de que Conrado todavía responde a los anuncios de que va a llegar su hija, a los abrazos, a los besos. Sofía, le traslada por la casa con una grúa. Cuando él se atraganta al comer, ella insiste. Piensa que en un centro quizás no recibiría los mismos cuidados.

Crónicas – Morir dos veces – La memoria está en los besos

Vuelta a Huesca

En el libro ‘Morir dos Veces’ de Alex Urbán y en Crónicas, recuperamos las leyendas, la mitología que Conrado explicaba a sus hijos sobre los campos de Huesca. Estando en Bárcabo, le gustaba ir con ellos a contemplar las estrellas. Les contaba historias. Aprovechaba la exuberante naturaleza del lugar. La grandeza de una encina milenaria, las gargantas del río Vero o la leyenda del viejo errante. Crónicas ha vuelto con Álex, al pueblo en el que Conrado nació, Bagüeste, en el pre Pirineo, a 1270 metros de altura.Conrado tuvo que abandonarlo cuando tenía 8 años, algo que nunca se perdonó.

Crónicas – Morir dos veces – La mitología de los campos de Huesca en el recuerdo de Álex

 

Vivir o morir

Sofía, dice que, quizás ha actuado como una autómata y que su decisión de atenderlo en casa, marcó la vida de sus hijos. Pero continúa en firme. Mientras tehga fuerzas seguirá atendiendo a Conrado junto a ella, en el domicilio familiar, hasta que llegue el día. La doctora Boada reflexiona sobre si Conrado pudo decidir vivir o morir. Vivir cómo o morir cómo. Y concluye que si la familia Urbán decidió cuidar a Conrado, pese a todo, durante 18 años. Es “porque se le ama por encima de todas las cosas”.

 Crónicas – Morir dos veces – “Se le ama por encima de todas las cosas”

Alzheimer, Música y Memoria Emocional

Alzheimer, Música y Memoria Emocional

Fuente: National Geography. Foto : Antonio Molina

La idea de que las canciones y melodías pueden evocar memorias de personas, lugares y momentos de nuestro pasado no es nueva, pero Petr Janata, profesor asociado de la Universidad de California, ha averiguado el por qué.

De acuerdo con ScienceDaily, las investigaciones de Janata se basan en descubrimientos anteriores de que los pacientes de Alzheimer que tienen dificultades con su memoria aun responden a la música. Luego de trazar las coordenadas de la actividad cerebral de un grupo de individuos mientras escuchaban música, Janata notó actividad en la corteza medial prefrontal, un área ubicada justo tras la frente. De acuerdo con WiseGeek, la corteza prefrontal es el centro del cerebro más fuertemente implicado con cualidades como la sensibilidad, la inteligencia humana general y la personalidad. Y el término medial simplemente significa cercano al medio del cuerpo, de acuerdo con Medicine.net.

MSNBC reportó los descubrimientos de Janata, que sugieren que [pullquote style=”right” quote=”dark”]a medida que el Alzheimer progresa, esta área del cerebro permanece intacta por más tiempo, mientras las otras partes del cerebro se deterioran con más rapidez[/pullquote] . Cuando una canción despierta un recuerdo, explica Janata, la música sirve como banda sonora para una película mental que comienza a rodar en nuestra mente. En sus investigaciones tempranas, Janata creó mapas tonales de la actividad cerebral de un individuo a medida que tocaba varios acordes. Las áreas activas en el estudio tonal corresponden a las mismas zonas de donde los individuos parecían extraer sus memorias la corteza medial prefrontal y las regiones vecinas.

ScienceDaily informó que mientras más significativa era la memoria autobiográfica de un paciente, más activo seria el monitoreo de su actividad cerebral.

 

Música y Alzhéimer

Música y Alzhéimer

FuenteMUNDO MAYOR, Fundación AlzheimUr

La música nos acompaña durante toda la vida. Y, según qué música, puede tener muchos beneficios. Por ejemplo, tiene una gran importancia como terapia del recuerdo a través de su utilización controlada. Con las personas mayores se utiliza cuando tienen problemas de atención, pérdida de memoria…

Se ha demostrado en infinidad de investigaciones y trabajos clínicos la importancia de la música y su gran poder de transformación en personas con enfermedades como el Alzheimer, Parkinson… [pullquote style=”right” quote=”dark”]Les puede ayudar a superar cambios de humor, de personalidad, de ansiedad y la agitación.[/pullquote]

[toggle_content title=”La música es un lenguaje de expresión y comunicación que nos permite manifestar y compartir con otros sentimientos y emociones…”]En el caso de las enfermedades como el Alzheimer, a veces, una canción, una pequeña melodía, traslada a la persona al pasado o les trae al presente mediante un buen recuerdo. Esta emoción tan sencilla y reconocible puede ayudar a los enfermos de Alzheimer y otras demencias, de manera muy especial. Por eso se utiliza la música como terapia del recuerdo, como un instrumento para guiar y ejercitar la mente.[/toggle_content]

 Sabemos que la enfermedad de Alzheimer, por el momento, es irreversible. Sin embargo, la música y otras técnicas que se utilizan en el tratamiento de este tipo de enfermedades, ayudan a reaccionar de manera muy directa. Porque no olvidemos que lo último que pierde el enfermo de Alzheimer es su vida o memoria afectiva. El sonido dulce de una flauta, el tono de voz del terapeuta, la manera delicada de cogerles las manos o ayudarles a moverse mientras la música suena, tiene una importancia muy destacada entre este tipo de enfermos, aunque tengan muy mermadas todas sus facultades.

[custom_frame_left shadow=”on”]Dr. Andrus[/custom_frame_left] Pensamos que el uso de la música de forma terapéutica quizá sea muy reciente. [pullquote style=”right” quote=”dark”]Pero fue ya en 1955 cuando el Dr. Andrus empezó a referirse a la música como terapia fundamental de apoyo en el trabajo con personas mayores. “La música era ideal para el tratamiento de los pacientes geriátricos y con problemas de demencia, a causa de la gratificación y la sociabilidad que puede derivarse de la experiencia creativa. El estímulo verbal del ritmo simple es muy efectivo con pacientes en quienes ha disminuido la relación con la realidad”.[/pullquote]

La última fase de la enfermedad de Alzheimer nos presenta a un enfermo con gran pasividad física y psíquica. No es capaz de gesticular y transmitir mensajes verbales, no comprende muchas de las cosas que están pasando a su alrededor, etc. Pero ,como se ha demostrado, son capaces de “sentir y vibrar” ante la gran capacidad expresiva y comunicativa de la música, que como sabemos, es una de las mejores terapias del recuerdo, proceso que se desarrolla a lo largo de toda la vida.

Veamos lo que algunos investigadores han señalado:

  1. David Aldrigge y Gudruem Brandt (1991) en su “valoración de la demencia” afirman que una valoración musical dinámica de la conducta del paciente, unida a la coordinación motora y al esfuerzo necesario para la ejecución con instrumentos musicales usados en musicoterapia, ofrecen un instrumento sensitivo complementario de valoración. También sostienen que el ritmo es algo fundamental para la organización y coordinación del proceso interno y externo entre personas ya que ofrece un marco de referencia para la percepción.
  2. Fanny Silver y Jozef Ph.Hes (1995) en “El uso de la composición musical con pacientes con diagnóstico de Alzheimer” aseveran que la composición musical presupone una capacidad musical intacta para pensar y recordar, y también una capacidad para la creatividad. Elementos que están típicamente ausentes en los enfermos de Alzheimer y aunque parezca contradictorio señalan que, basado en el mantenimiento de la conservación de la memoria para tonos y melodías, los pacientes son capaces de interpretar canciones y poesías cuando son ayudados por el estímulo apropiado y cuando son animados.
  3. Pollack y Namazi (1992) usaban actividades musicales como cantar, moverse, bailar y ejecutar instrumentos para mejorar el comportamiento social, físico y emocional de los pacientes diagnosticados con Alzheimer.
  4. Prickett y Moore (1991) afirman que el cantar canciones familiares tiene una influencia positiva, tanto en la memoria como en el aprendizaje de nuevos elementos de nuevo material.
  5. Shively y Henkin (1986) sostienen que la música y el movimiento han sido utilizados para mejorar la orientación respecto a la realidad, la relajación y la estimulación física y también para ofrecer oportunidades para expresar los sentimientos, estimular los recuerdos y para mejorar la conducta social, entre los pacientes y sus cuidadores y para reducir el sentimiento de aislamiento.
  6. Olderog y Smith (1989) usaban el cantar en grupo para mejorar el comportamiento social, físico y emocional de los pacientes diagnosticados con Alzheimer. Y así, muchos más investigadores. 

Las terapias no farmacológicas son fundamentales en pacientes con Alzheimer y otras demencias. Permiten, en ocasiones, reducir fármacos. Algo que, en pacientes con mucha edad, es un gran paso.

El Gesto como Terapia

El Gesto como Terapia

Fuente: ANTONIO MOLINA (El Faro Azul)

Facebook de Antonio Molinahttps://www.facebook.com/antonio.molina.796

Qué maravilla de exposición fotográfica la que Antonio Molina ha hecho a nuestros mayores afectados por al enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer  afecta en torno a 35 millones de personas en todo el mundo. Mientras se avanza en el conocimiento de la fisiopatología de la demencia, las propuestas terapéuticas se enfocan a intervenciones farmacológicas y no farmacológicas que mejoren la calidad de vida de pacientes y cuidadores.[custom_frame_center shadow=”on”]Alzheimer_01-150x150 Alzheimer_03-150x150 Alzheimer_04-150x150 Alzheimer_05-150x150 Alzheimer_09-150x150 Alzheimer_10-150x150 Alzheimer_13-150x150 Alzheimer_14-150x150  Alzheimer_21-150x150[/custom_frame_center]

Esta selección es una muestra de la impresionante obra del fotógrafo Antonio MOlina. En su web se puede ser la exposición fotográfico con total goce. La belleza que transmite es tan amplia como las emociones que entran en nuestros corazones con inmensa fuerza. ¡Un gran trabajo!

[pullquote style=”left” quote=”dark”]El proyecto “ El gesto como terapia” se desarrolla en la  Residencia Oms de Palma de Mallorca, centro público  dependiente de la Fundació d’Atenció i Suport a la Dependència i de Promoció de l’Autonomia Personal de las Islas Baleares.[/pullquote] La experiencia puesta en marcha por el equipo técnico del centro y el fotógrafo Antonio Molina, gracias a la colaboración de la Obra Social La Caixa, [pullquote style=”right” quote=”dark”] supone utilizar la fotografía y el acto fotográfico como parte de un programa integral de intervención neurocognitiva e inteligencia ambiental.[/pullquote] El objetivo principal  de la exposición en el centro de estas imágenes,  se orienta a utilizar el gesto captado por la cámara como indicio evocativo de emociones positivas para pacientes, familiares y profesionales, sugiriendo que la vinculación afectiva no se “olvida”, si acaso a veces parece que “ no se ve”.

Las imágenes son una apuesta por las posibilidades de la experiencia estética como herramienta terapeútica y por incorporar la emoción a las terapias no farmacológicas.

Desde la imagen, desde el gesto detenido , aproximémonos a una realidad social, y al trabajo de unos profesionales que nos sugieren “ mirar” de otra manera la demencia, reflexionar sobre el proceso de envejecer, detenernos en ese instante donde el enfermo “ es primero una persona” y después, y solo después, alguien con una enfermedad.

Cuidadores

Cuidadores

Año: 2011

Documental dirigido por Oskar Tejedor.

Durante año y medio, cuidadores de familiares con enfermedades degenerativas se reúnen cada 15 días para compartir sus temores y miedos, exponer sus experiencias y sobre todo, aprender a relativizar las cómicas y a veces, embarazosas situaciones cotidianas.

Animación sobre la progresión del Alzheimer

Cortometraje de animación sobre la progresión del Alzheimer

 

Undone

Undone es un cortometraje de 6 minutos, metáfora visual de la progresión de Alzheimer. Hermosa y agridulce película stop-motion de animación de Hayley Morris , inspirado en su abuelo, que ofrece abstractamente la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

Grand Jury Award Winner for Best Animated Short at the Slamdance Film Festival 2009.

 

 

 

 

El alzhéimer retratado con acuarela

Los retratos del pintor holandés Herman Van Hoogdalem muestra la evolución de la enfermedad de Alzhéimer en sus distintas fases a través de los enfermos que retrata.

Herman Van Hoogdalem lleva un año trabajando en retratos de personas con alzheimer y otro tipos de demencia. En esta serie recuerda el cambio que sufrió su madre. Las caras del tremendo proceso que produce el alzheimer: la desesperación, el sufrimiento, la incertidumbre, el dolor, el silencio, el vacío, el desapego, la renuncia… Los cambios en el carácter y la expresión facial tienen una profunda impresión en esta obra.

Una serie en acuarela increíblemente conmovedora, muy honesta, a veces doloroso, pero siempre honesta.

Simplemente, un proyecto artístico y personal maravilloso.

[nggallery id=7]