Reportaje audiovisual en unidad de Alzheimer de un hospital francés.

Reportaje audiovisual en unidad de alzhéimer de un hospital francés.

A través de él se abre el debate sobre las medidas de aislamiento como protección de los pacientes. A través de él se abre el debate sobre las medidas de aislamiento como protección de los pacientes. Un conflicto ético que lleva a plantearse cómo estamos abordando la integración de las personas con demencia en la sociedad.

“La cuestión es cómo la sociedad, incluidos los servicios humanos, ha optado por definir a las personas mayores como post-adultos que viven en instituciones.” Bruce C. Blaney

La proporción de personas ancianas en la sociedad occidental está aumentando constantemente. Casi 36 millones de personas diagnosticadas en todo el mundo de alzheimer. El número de crecer de los ciudadanos séniors en países desarrollados está levantando la incidencia de esta enfermedad y los científicos pronostican que el número se triplicará por 2050. [custom_frame_right shadow=”on”]alzheimer_de1045[/custom_frame_right]

Este reportaje trata sobre la política actual relacionada con el envejecimiento en sociedad moderna occidental; tres años de vida fotografiada dentro de un hospital geriátrico en el noroeste de Francia.

[custom_frame_left shadow=”on”]into_oblivion-03[/custom_frame_left] La unidad protegida es una casa para residentes con la enfermedad de ALzheimer. Su tendencia a vagar y sentirse perdidos, hacen que se les limitados dentro del recinto. Una puerta cerrada los separa del resto de ocupantes del hospital. Gobernado según el Principio de Precaución, los residentes en la unidad pueden circular libremente dentro del área asegurada pero debido a una carencia de actividades y una presencia limitada de cuidadores en esa zona, la puerta cerrada deviene el centro de atención para los mayores que cuestionan la obstrucción e intentan forzar la puerta para poder abrirla. La lucha con la puerta es diaria, constantemente averiada debido a la repetición de los intentos…

Este reportaje documental no sólo muestra un día a día en un sector de la sociedad a menudo ignorado,también muestra las implicaciones de las poblaciones “civilizadas” ante el crecimiento de ancianos en la sociedad moderna.

La caída de las partidas para dependencia recorta un 36,4% el gasto en servicios sociales

[pullquote style=”left” quote=”dark”]La caída de las partidas para dependencia en los Presupuestos Generales del Estado de 2014 se recorta un 36,4% el gasto en servicios sociales.[/pullquote]Creciente desatendimiento para la persona mayor ante una sociedad conducida por parámetros comerciales de obsesionada juventud. Cuando se envejece y peor aún, cuando se es dependiente, el tabú es latente.Debido a que el número de afectados de alzheimer ha aumentado, el geriátrico afronta una demanda de aumento de los cuidados en esta área del hospital, sin que haya personal suficiente ni medios técnicos para hacerle frente actualmente.

Esta institución geriátrica esconde a nuestros mayores y les evita salir fuera, un lugar “perfecto” sin incidentes a la vista de los visitantes o del resto de mayores. ¿No  nos recuerda a la sociedad actual?

[pullquote style=”left” quote=”dark”]Con una inversión seria por parte de nuestro gobiernos, es posible de hacer la vida mejor para nuestros mayores y sus familiares cuidadores.[/pullquote]Esta moderna institución geriátrica asemeja la sociedad occidental actual, aislada del verdadero problema que mundialmente supone el alzheimer. No hay políticas unificadas para enfermos y cuidadores, ni hay leyes adecuadas por parte de los gobiernos para aminorar los efectos demoledores de este mal. Cerramos los ojos ante una epidemia que no tiene cura a día de hoy.

Este reportaje genera debate sobre nuestra manera institucionalizada, moderna de vivir así como el uso del principio de confinamiento como el eje del cuidado.

El alzhéimer termina por quitarnos el poder de convivir y llevar una vida cotidiana, borra todo lo que ya conocíamos; inclusive algo tan fácil como el uso de una puerta.[custom_frame_right shadow=”on”]into_oblivion-12[/custom_frame_right]

Este reportaje de Maja Daniels, una fotógrafa que durante 3 años visitó un hospital francés, en el área donde se encuentran los pacientes con Alzheimer. Su trabajo llamado Into Oblivion, sirvió para retratar no sólo la vida diaria de las personas con esta enfermedad, sino también los cuidados geriátricos actuales en sociedad modernas y “avanzadas”.

“Quería motivar a la gente a pensar acerca de las políticas de atención actuales y los efectos que pueden tener en la vida de alguien más”, asegura la fotógrafa.

[custom_frame_left shadow=”on”]into_oblivion-02 [/custom_frame_left]

Las imágenes son enormemente conmovedoras, retratan la dura vida con una enfermedad que roba la memoria, la autonomía y la esperanza de quiénes conviven con ella…Son imágenes de pacientes esperando horas y horas detrás de una puerta averiguando su uso o simplemente mirando…esperando.

Pero estas imágenes lograron cosas muy importantes, llevar a los familiares de los pacientes y al personal de dicho hospital, a reflexionar sobre temas como la atención dada a estos pacientes y la individualidad dentro del Alzheimer.

Anuncios

El Gesto como Terapia

El Gesto como Terapia

Fuente: ANTONIO MOLINA (El Faro Azul)

Facebook de Antonio Molinahttps://www.facebook.com/antonio.molina.796

Qué maravilla de exposición fotográfica la que Antonio Molina ha hecho a nuestros mayores afectados por al enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer  afecta en torno a 35 millones de personas en todo el mundo. Mientras se avanza en el conocimiento de la fisiopatología de la demencia, las propuestas terapéuticas se enfocan a intervenciones farmacológicas y no farmacológicas que mejoren la calidad de vida de pacientes y cuidadores.[custom_frame_center shadow=”on”]Alzheimer_01-150x150 Alzheimer_03-150x150 Alzheimer_04-150x150 Alzheimer_05-150x150 Alzheimer_09-150x150 Alzheimer_10-150x150 Alzheimer_13-150x150 Alzheimer_14-150x150  Alzheimer_21-150x150[/custom_frame_center]

Esta selección es una muestra de la impresionante obra del fotógrafo Antonio MOlina. En su web se puede ser la exposición fotográfico con total goce. La belleza que transmite es tan amplia como las emociones que entran en nuestros corazones con inmensa fuerza. ¡Un gran trabajo!

[pullquote style=”left” quote=”dark”]El proyecto “ El gesto como terapia” se desarrolla en la  Residencia Oms de Palma de Mallorca, centro público  dependiente de la Fundació d’Atenció i Suport a la Dependència i de Promoció de l’Autonomia Personal de las Islas Baleares.[/pullquote] La experiencia puesta en marcha por el equipo técnico del centro y el fotógrafo Antonio Molina, gracias a la colaboración de la Obra Social La Caixa, [pullquote style=”right” quote=”dark”] supone utilizar la fotografía y el acto fotográfico como parte de un programa integral de intervención neurocognitiva e inteligencia ambiental.[/pullquote] El objetivo principal  de la exposición en el centro de estas imágenes,  se orienta a utilizar el gesto captado por la cámara como indicio evocativo de emociones positivas para pacientes, familiares y profesionales, sugiriendo que la vinculación afectiva no se “olvida”, si acaso a veces parece que “ no se ve”.

Las imágenes son una apuesta por las posibilidades de la experiencia estética como herramienta terapeútica y por incorporar la emoción a las terapias no farmacológicas.

Desde la imagen, desde el gesto detenido , aproximémonos a una realidad social, y al trabajo de unos profesionales que nos sugieren “ mirar” de otra manera la demencia, reflexionar sobre el proceso de envejecer, detenernos en ese instante donde el enfermo “ es primero una persona” y después, y solo después, alguien con una enfermedad.

El alzhéimer retratado con acuarela

Los retratos del pintor holandés Herman Van Hoogdalem muestra la evolución de la enfermedad de Alzhéimer en sus distintas fases a través de los enfermos que retrata.

Herman Van Hoogdalem lleva un año trabajando en retratos de personas con alzheimer y otro tipos de demencia. En esta serie recuerda el cambio que sufrió su madre. Las caras del tremendo proceso que produce el alzheimer: la desesperación, el sufrimiento, la incertidumbre, el dolor, el silencio, el vacío, el desapego, la renuncia… Los cambios en el carácter y la expresión facial tienen una profunda impresión en esta obra.

Una serie en acuarela increíblemente conmovedora, muy honesta, a veces doloroso, pero siempre honesta.

Simplemente, un proyecto artístico y personal maravilloso.

[nggallery id=7]