Reportaje audiovisual en unidad de Alzheimer de un hospital francés.

Reportaje audiovisual en unidad de alzhéimer de un hospital francés.

A través de él se abre el debate sobre las medidas de aislamiento como protección de los pacientes. A través de él se abre el debate sobre las medidas de aislamiento como protección de los pacientes. Un conflicto ético que lleva a plantearse cómo estamos abordando la integración de las personas con demencia en la sociedad.

“La cuestión es cómo la sociedad, incluidos los servicios humanos, ha optado por definir a las personas mayores como post-adultos que viven en instituciones.” Bruce C. Blaney

La proporción de personas ancianas en la sociedad occidental está aumentando constantemente. Casi 36 millones de personas diagnosticadas en todo el mundo de alzheimer. El número de crecer de los ciudadanos séniors en países desarrollados está levantando la incidencia de esta enfermedad y los científicos pronostican que el número se triplicará por 2050. [custom_frame_right shadow=”on”]alzheimer_de1045[/custom_frame_right]

Este reportaje trata sobre la política actual relacionada con el envejecimiento en sociedad moderna occidental; tres años de vida fotografiada dentro de un hospital geriátrico en el noroeste de Francia.

[custom_frame_left shadow=”on”]into_oblivion-03[/custom_frame_left] La unidad protegida es una casa para residentes con la enfermedad de ALzheimer. Su tendencia a vagar y sentirse perdidos, hacen que se les limitados dentro del recinto. Una puerta cerrada los separa del resto de ocupantes del hospital. Gobernado según el Principio de Precaución, los residentes en la unidad pueden circular libremente dentro del área asegurada pero debido a una carencia de actividades y una presencia limitada de cuidadores en esa zona, la puerta cerrada deviene el centro de atención para los mayores que cuestionan la obstrucción e intentan forzar la puerta para poder abrirla. La lucha con la puerta es diaria, constantemente averiada debido a la repetición de los intentos…

Este reportaje documental no sólo muestra un día a día en un sector de la sociedad a menudo ignorado,también muestra las implicaciones de las poblaciones “civilizadas” ante el crecimiento de ancianos en la sociedad moderna.

La caída de las partidas para dependencia recorta un 36,4% el gasto en servicios sociales

[pullquote style=”left” quote=”dark”]La caída de las partidas para dependencia en los Presupuestos Generales del Estado de 2014 se recorta un 36,4% el gasto en servicios sociales.[/pullquote]Creciente desatendimiento para la persona mayor ante una sociedad conducida por parámetros comerciales de obsesionada juventud. Cuando se envejece y peor aún, cuando se es dependiente, el tabú es latente.Debido a que el número de afectados de alzheimer ha aumentado, el geriátrico afronta una demanda de aumento de los cuidados en esta área del hospital, sin que haya personal suficiente ni medios técnicos para hacerle frente actualmente.

Esta institución geriátrica esconde a nuestros mayores y les evita salir fuera, un lugar “perfecto” sin incidentes a la vista de los visitantes o del resto de mayores. ¿No  nos recuerda a la sociedad actual?

[pullquote style=”left” quote=”dark”]Con una inversión seria por parte de nuestro gobiernos, es posible de hacer la vida mejor para nuestros mayores y sus familiares cuidadores.[/pullquote]Esta moderna institución geriátrica asemeja la sociedad occidental actual, aislada del verdadero problema que mundialmente supone el alzheimer. No hay políticas unificadas para enfermos y cuidadores, ni hay leyes adecuadas por parte de los gobiernos para aminorar los efectos demoledores de este mal. Cerramos los ojos ante una epidemia que no tiene cura a día de hoy.

Este reportaje genera debate sobre nuestra manera institucionalizada, moderna de vivir así como el uso del principio de confinamiento como el eje del cuidado.

El alzhéimer termina por quitarnos el poder de convivir y llevar una vida cotidiana, borra todo lo que ya conocíamos; inclusive algo tan fácil como el uso de una puerta.[custom_frame_right shadow=”on”]into_oblivion-12[/custom_frame_right]

Este reportaje de Maja Daniels, una fotógrafa que durante 3 años visitó un hospital francés, en el área donde se encuentran los pacientes con Alzheimer. Su trabajo llamado Into Oblivion, sirvió para retratar no sólo la vida diaria de las personas con esta enfermedad, sino también los cuidados geriátricos actuales en sociedad modernas y “avanzadas”.

“Quería motivar a la gente a pensar acerca de las políticas de atención actuales y los efectos que pueden tener en la vida de alguien más”, asegura la fotógrafa.

[custom_frame_left shadow=”on”]into_oblivion-02 [/custom_frame_left]

Las imágenes son enormemente conmovedoras, retratan la dura vida con una enfermedad que roba la memoria, la autonomía y la esperanza de quiénes conviven con ella…Son imágenes de pacientes esperando horas y horas detrás de una puerta averiguando su uso o simplemente mirando…esperando.

Pero estas imágenes lograron cosas muy importantes, llevar a los familiares de los pacientes y al personal de dicho hospital, a reflexionar sobre temas como la atención dada a estos pacientes y la individualidad dentro del Alzheimer.

Anuncios

Morir dos veces

Morir dos veces

Fuentes: Alzheimer Universal y RTVE

Conrado Urbán fue diagnosticado de Alzheimer hace dieciocho años. Desde entonces, su esposa, Sofía, que tenía 32, decidió cuidarlo en casa. Su hijo, Alex, ha descrito en un libro la relación con su padre y la ‘condena’ que supone esta terrible enfermedad. Crónicas refleja la entrega de esa familia.

Conrado Urbán fue diagnosticado de Alzheimer hace dieciocho años. Desde entonces, su esposa, Sofía, que tenía 32, decidió cuidarlo en casa. Crónicas refleja la entrega de esa familia. Su hijo Alex, escritor, ha descrito la relación con el padre, pasando por todas las etapas de una enfermedad que él considera una “condena”, para el enfermo y para sus allegados. En Crónicas, se recuperan las leyendas que Conradoexplicaba sobre su tierra natal, los campos de Huesca. Hemos vuelto al pueblo abandonado de donde partió la familia Urbán, Bagüeste.

 Crónicas – Morir dos veces – Alex ha relatado en un libro su vivencia con esta ‘condena’

Un diagnóstico cruel

Conrado Urbán era un hombre que viajaba mucho. Conoció a su esposa en Perú, tuvieron dos hijos. Después de un accidente, empezó a darse cuenta de que estaba perdiendo memoria. Una entrevista, en el hospital del Vall de Hebrón, con la neuróloga Mercè Boada fue definitiva. Tenía un tipo de Alzheimer. Eso, en un principio, desmoronó a Sofía. Pero, desde entonces, decidió atenderlo en casa.

Crónicas – Morir dos veces – La neuróloga Merce Boada diagnosticó Alzheimer a Conrado

Cuando el hijo es el padre

Los hijos de Conrado tenían 10 y 12 años. Desde entonces se convirtieron, de manera natural, en acompañantes, en lazarillos de su padre. Al principio podía salir a pasear solo. Un buen día se perdió, cuando había salido a comprar churros cerca de la casa. Su hijo Álex le acompañaría en sus paseos por el parque. También se despistaba. Los paseos se fueron reduciendo, hasta que quedó postrado en la casa. Hubo una temporada en la que Conrado gritaba sin parar. Después se tranquilizó. Álex, que era entonces un adolescente, comenta que no odiaba a su padre, si no a la situación.

Crónicas – Morir dos veces – La vida al revés. Hijos cuidando de su padre

Aunque no lo parece, se entera; la memoria está en los besos

En el reportaje Álex disiente de su hermana Noelia y de su madre Sofía. Según él, Conrado ya ha llegado a un estado en el que no se entera de los gestos y caricias. Ellas dos piensan que sí. Están convencidas de que Conrado todavía responde a los anuncios de que va a llegar su hija, a los abrazos, a los besos. Sofía, le traslada por la casa con una grúa. Cuando él se atraganta al comer, ella insiste. Piensa que en un centro quizás no recibiría los mismos cuidados.

Crónicas – Morir dos veces – La memoria está en los besos

Vuelta a Huesca

En el libro ‘Morir dos Veces’ de Alex Urbán y en Crónicas, recuperamos las leyendas, la mitología que Conrado explicaba a sus hijos sobre los campos de Huesca. Estando en Bárcabo, le gustaba ir con ellos a contemplar las estrellas. Les contaba historias. Aprovechaba la exuberante naturaleza del lugar. La grandeza de una encina milenaria, las gargantas del río Vero o la leyenda del viejo errante. Crónicas ha vuelto con Álex, al pueblo en el que Conrado nació, Bagüeste, en el pre Pirineo, a 1270 metros de altura.Conrado tuvo que abandonarlo cuando tenía 8 años, algo que nunca se perdonó.

Crónicas – Morir dos veces – La mitología de los campos de Huesca en el recuerdo de Álex

 

Vivir o morir

Sofía, dice que, quizás ha actuado como una autómata y que su decisión de atenderlo en casa, marcó la vida de sus hijos. Pero continúa en firme. Mientras tehga fuerzas seguirá atendiendo a Conrado junto a ella, en el domicilio familiar, hasta que llegue el día. La doctora Boada reflexiona sobre si Conrado pudo decidir vivir o morir. Vivir cómo o morir cómo. Y concluye que si la familia Urbán decidió cuidar a Conrado, pese a todo, durante 18 años. Es “porque se le ama por encima de todas las cosas”.

 Crónicas – Morir dos veces – “Se le ama por encima de todas las cosas”

Alzheimer, Música y Memoria Emocional

Alzheimer, Música y Memoria Emocional

Fuente: National Geography. Foto : Antonio Molina

La idea de que las canciones y melodías pueden evocar memorias de personas, lugares y momentos de nuestro pasado no es nueva, pero Petr Janata, profesor asociado de la Universidad de California, ha averiguado el por qué.

De acuerdo con ScienceDaily, las investigaciones de Janata se basan en descubrimientos anteriores de que los pacientes de Alzheimer que tienen dificultades con su memoria aun responden a la música. Luego de trazar las coordenadas de la actividad cerebral de un grupo de individuos mientras escuchaban música, Janata notó actividad en la corteza medial prefrontal, un área ubicada justo tras la frente. De acuerdo con WiseGeek, la corteza prefrontal es el centro del cerebro más fuertemente implicado con cualidades como la sensibilidad, la inteligencia humana general y la personalidad. Y el término medial simplemente significa cercano al medio del cuerpo, de acuerdo con Medicine.net.

MSNBC reportó los descubrimientos de Janata, que sugieren que [pullquote style=”right” quote=”dark”]a medida que el Alzheimer progresa, esta área del cerebro permanece intacta por más tiempo, mientras las otras partes del cerebro se deterioran con más rapidez[/pullquote] . Cuando una canción despierta un recuerdo, explica Janata, la música sirve como banda sonora para una película mental que comienza a rodar en nuestra mente. En sus investigaciones tempranas, Janata creó mapas tonales de la actividad cerebral de un individuo a medida que tocaba varios acordes. Las áreas activas en el estudio tonal corresponden a las mismas zonas de donde los individuos parecían extraer sus memorias la corteza medial prefrontal y las regiones vecinas.

ScienceDaily informó que mientras más significativa era la memoria autobiográfica de un paciente, más activo seria el monitoreo de su actividad cerebral.

 

Cuidadores

Cuidadores

Año: 2011

Documental dirigido por Oskar Tejedor.

Durante año y medio, cuidadores de familiares con enfermedades degenerativas se reúnen cada 15 días para compartir sus temores y miedos, exponer sus experiencias y sobre todo, aprender a relativizar las cómicas y a veces, embarazosas situaciones cotidianas.