#DíaMundialdelalzheimer2017: Una larga batalla contra esta enfermedad

Día Mundial del alzhéimer 2017, cuando todo radica en la importancia de curar, a la vez que otros se sienten cuidados, protegidos y amados.

Le llamaban la guerra de los 5, 10, 15 o 20 años… Y así, como millones en el resto del mundo, fue nuestra guerra personal con el alzhéimer. Una lucha sin igual, marcada por la indecisión, la tensión, la sensación de sentirse desprotegidas por las instituciones, también con mucho miedo cuando el final se acercaba, con mucha inseguridad en el día a día, con tristeza continuada, con mucho dolor por un inevitablemente y prematuro duelo. Pero como en toda batalla en la que se sabe que se va a perder a lo que más quieres; y con ello, parte de tu vida, se aprende a apreciar lo realmente importante, lo que es realmente inmortal: el AMOR.

Todos sabemos que el lazo de unión entre el enfermo de alzhéimer y su cuidador es inquebrantable. Somos algo así como el grafeno, el material más fuerte del mundo, incapaz de romperse aunque haya un elefante sobre el. Y es que millones de besos, abrazos, caricias, sonrisas hacen que nuestra lucha diaria sea más llevadera. Tras lidiar con la enfermedad diariamente, te acuestas agotada/o con una cosa en la cabeza: “Me despido de un día duro, pero en mi memoria he ganado muchos pequeños recuerdos (o no tan pequeños) que alimentarán mi corazón en el  paso del tiempo“. No penséis cuidadores, que nuestra etapa cuidando de un enfermo con alzheimer será tiempo perdido en nuestras vidas, porque interiormente estaréis preparados para todo. Cuidadores, seréis como el ave fenix y renaceréis transformados. Así lo hemos vivido nosotras y así os pasará a vosotros que aún seguís cuidando de vuestros familiares enfermos. Porque valoraréis lo realmente importante de la vida: el amor. Y es que si algo nos enseña esta enfermedad es que SOMOS MÁS FUERTES DE LO QUE PENSAMOS y que EL AMOR LO CURA ABSOLUTAMENTE TODO.

Cuando la razón ya no es la fuente de las conversaciones, hay que dar paso al cariño y al amor. Un amor incondicional que surge de una forma única, casi mágica entre enfermo y cuidador. Este aumenta a un nivel casi inimaginable, porque se descubren reservas inagotables dentro de nosotros. Somos una mina virgen de fuerza desconocida. ¿De dónde sacamos todo nuestro coraje? Pues esto es así: La batalla del amor nunca la gana (ni la ganará) el alzheimer. En este caso somos los enfermos y los cuidadores (unidos y fuertes como ese grafeno) los que salimos victoriosos. Y estoy segura que habrá un día que también le ganaremos la batalla neurodegenerativa gracias a la ciencia, y podremos decirle eso de “Sayonara, baby” o mejor dicho, hasta nunca y no me busques más, cruel  y maléfico alzhéimer.

Cuidadores, cuidaos mucho. Si vosotros no estáis bien, no podréis hacer sentir bien a quien amáis y cuidáis actualmente. Cuidaos la salud, física y mental, pues solo así llegaréis “preparados” al final. Un final, por desgracia a día de hoy, en el que inevitablemente vence el alzhéimer.

Hasta que no llega el día en que nos despedimos realmente y definitivamente de la persona tan importante en nuestras vidas, esa persona amada a la que cuidamos durante tantos años, y quizás antes nos cuidó el/ella a nosotros. Esa persona que nos llenaba el corazón y el alma con sus últimos besos, abrazos y sonrisas; esa persona que fue nuestra razón de ser día tras día, no comienza el proceso de duelo. Aunque en el caso del cuidador de alzheimer lleva en duelo todas las últimas etapas de la enfermedad. ¿Entenderán así algunos, de una vez por todas, el porqué esta enfermedad es tan dolorosa?

Todos los que fuimos, somos o seremos cuidadores, debemos saber que esta despedida definitiva tarda en llegar y nuestro dolor aumenta en esa larga espera. Por ello, es importante cuidarse mentalmente también. En AFATE comentan que no sólo la muerte real nos hace sentir la pérdida de una persona, en el caso de las enfermedades neurodegenerativas, también la muerte psíquica. Un progresivo deterioro, la pérdida de capacidades, la ausencia de reconocimiento de familiares e incluso de sí mismo, hacen que el cuidador viva un duelo anticipado ante la “muerte psíquica” de su familiar querido.

Llegado a este punto, el día mundial del alzheimer 2015; pedimos más ayudas institucionales a cuidadores, a centros de mayores y a científicos especializados en esta enfermedad. Sí, MAS AYUDA, porque hay mil formas de ayudarnos a todos. Porque solo así podremos salir victoriosos algún día de esta guerra contra el alzheimer que ya dura tantas décadas, solo así podremos ir ganando batallas. El amor juega a nuestro favor, pero necesitamos ayuda por parte de los correspondientes gobiernos de los diferentes países del mundo para frenar esta lacra.

Este año, otra vez más, pediomos a los gobiernos que luchen conjuntamente por dar una VIDA DIGNA a todos los enfermos de alzhéimer durante toda esta cruel enfermedad, y que no se olviden de sus cuidadores, sus víctimas secundarias. Nadie está exento de padecer en el futuro esta enfermedad de forma directa o indirecta… ¿Nos concienciamos de la importancia de cuidar a nuestros mayores?

 

Anuncios

Los espejos y el alzhéimer

Fuente: http://leelo.co/ , aunque lo hemos adaptado por completo a nuestra experiencia personal. Fotografía de la Serie Reflections, del fotógrafo Tom Hussey.

Vamos a narrar algo que es preocupante a mediados de la etapa de Alzheimer y que es totalmente frustrante para el cuidador (no entiende lo que le puede estar pasando a su familiar) y es aterrador (aunque no siempre) para la persona con Alzheimer. A menudo, el paciente o un ser querido parece enfadarse sin motivo, reírse desconsoladamente o incluso ponerse histérico con el cuidador, pero siempre hay una razón; en muchos casos, el culpable es el espejo.

Lola se reía, como nunca antes la habíamos visto, frente a los espejos de toda la casa. Sus risas eran sanas, abiertas y contagiosas…y ¿cómo no iba a ser así? Si en su reflejo veía a su mamá! Lola nos decía que en frente tenía a su adorable e insustituible madre que siempre le contaba muchas cosas. En este caso, el espejo generó en ella alegría y muy buen humor. Su sonrisa era una constante…

Para explicar completamente cómo un espejo puede afectar a un paciente de alzheimer vamos a exponerlo con una pregunta muy concreta: ¿qué sucede cuando una mujer de 85 años (que ya no recuerda que tiene esa edad) mira en el espejo y ve una imagen de una mujer que no es la joven de 2o años que se cree que tiene? Ella está mirando bien a un/a desconocido/a y siente miedo, o bien le puede resultar familiar esa persona si los parecidos físicos son considerables, como fue en nuestro caso, y se siente protegido o al menos no siente desasosiego…. A veces, los enfermos de Alzheimer pueden hacer amistad con la persona en el espejo.

– ¿Quién es esa vieja? , pregunta Lola.

– Es una abuelita, pero es muy buena. ¿no le ves la cara de buena que tiene?, le respondemos

– Sí, eso sí . Responde Lola mientras alarga su brazo para poder darle la mano a “su” imagen del espejo

images

Algunas veces, es posible descubrir alimentos u otros objetos en los lugares más insólitos, ya que están guardando cosas para compartir con “su amigo” del espejo. El espejo podría desempeñar un papel importante en el rechazo de un ser querido a la ducha. Después de todo, ¿quién quiere desnudarse delante de un desconocido?

Si para algunos de vosotros el espejo es un problema serio para vuestros seres queridos con alzhéimer, os aconsejamos limitar o eliminar el acceso de estos a los espejos.

Enfermos de Alzheimer propensos a complicaciones por infecciones

Fuente: Staff Sexenio  y El País

Investigaciones señalan que esto se debe al deterioro del organismo que provoca falta de deglución, incontinencia y pérdida de peso.

El Alzheimer es una  enfermedad crónico-degenerativa, debido a que el estado de salud del paciente se va debilitando. Estudios señalan que el Alzheimer consiste en un deterioro irreversible de las funciones cognitivas como consecuencia del fallo en una serie de sistemas de limpieza del cerebro que provoca que se acumulen dos tipos de proteínas, las beta-amiloides fuera de las neuronas y las tau, dentro de estas, según información publicada por el diario El País.

El jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Clínico de Madrid, Pedro Gil Gregorio, sugiere que el 75% de los que padecen esta enfermedad,  fallecen debido a infecciones, y esto se debe a que su cuerpo se desgasta y se va degenerando las funciones del cuerpo propiamente.

“Hay que distinguir entre la causa inmediata, la neumonía, y la subyacente, que es el alzhéimer que figura en las estadísticas. Otro factor clave es la desnutrición de los afectados. Y luego, todas las otras enfermedades propias de personas mayores. Que tenga alzhéimer no le exime de tener un cáncer o un infarto”, indicó Pedro Gil.

Las principales causas de infección se originan en las vías respiratorias y urinarias. Ya que olvidan las funciones que realiza normalmente su organismo, como es el caso de deglutir, por lo que parte de lo que comen acabe en los pulmones e incontinencia.

Otro de los factores que hacen que las personas fallezcan o se  contagien con facilidad, es la pérdida de peso a pesar de que se alimenten sanamente. La causa podría estar relacionada a que la región temporal del cerebro se atrofia, y eso les produce algún tipo de estrés. Por lo que, consumen más energía y por lo tanto, pierdan peso.

A pesar de presentar deterioros en la mayor parte de sus actividades físicas, una que se mantiene resistente, es la parte emocional, pues aunque no reconozcan a sus familias les provoca cierto bienestar y estabilidad verlos.

10 Consejos para controlar las alucinaciones de la Demencia

Fuentehttp://thedementiaqueen.com/ (Entrada traducida al español)

Si usted está cuidando a alguien en su casa que está alucinando, por favor busque ayuda. Las alucinaciones y los delirios son más frecuentes durante la noche; y requieren un ajuste de estilo de vida para todos en la casa. No hay plazo de tiempo de cuánto va a durar, por lo que hace que sea necesario una buena planificación y búsqueda de ayuda adicional para sobrellevarlo.

Caso de Edith:

Edith vivió en un centro de asistencia. Ella tenía antecedentes de demencia leve, pero fue capaz de completar la mayoría de las tareas de puesta en marcha y asistencia ocasional. Un ataque de neumonía llevó a Edith en el hospital. Cuando fue dada de alta de nuevo y llevada al centro, físicamente ella mejoró rápidamente pero cognitivamente, experimentó una disminución constante y complicada.

Cada mañana, mientras se trabajaba en las tareas de cuidado personal en su habitación, le preguntábamos cómo pasaba la noche. Edith negaba con la cabeza y lloraba. Estaba agotada por falta de sueño. Era frecuente verla entre lágrimas y se angustiaba mucho más cada día.

Durante varias semanas, Edith había estado experimentando alucinaciones visuales y auditivas, junto con el pensamiento delirante. Todas las mañanas contaba con todo detalle que un hombre que estaba sentado frente a su ventana se burlaba de ella por la noche. El hombre era más joven que ella, unos veinticinco años; y él quería que ella le dejara entrar. Ella iba a la ventana y le rogaba que la dejara en paz. El le decía que constantemente la observaba por la ventana. Él me amenazó con decirle a los demás que él me había visto desnuda si yo no no lo dejó entrar…  Edith lloraba con desesperación.

No había comodidad durante el día. Edith todavía creía que él estaba allí, y cuando mirábamos por la ventana juntos, ella podría decirme dónde estaba escondido o que él había ido a trabajar por un tiempo. Sabía detalles elaborados sobre ese hombre y su vida, pero no nos podía explicar cómo sabía esos detalles.

Varios intentos fallidos:

Razonamiento y lógica no eran rival para las alucinaciones y los delirios de Edith. Explicaron a Edith que la presencia de ese hombre era muy poco probable, si no imposible, dadas las condiciones climáticas y la accesibilidad de su ventana. Edith podía estar de acuerdo en principio, pero no fue suficiente para anular su creencia de que era real.

El personal de centro trabajó duro para que Edith se sintiese segura. El hombre de mantenimiento instaló una barra en la ventana. Colgaron cortinas pesadas. Intentamos dejar las luces encendidas por la noche, música o televisión para que no sintiese su voz.

Dejaron que Edith mantuviese su bastón en su cama como protección. Le dieron una linterna. Se aseguraron de que la luz de llamada estaba cerca de ella cuando estaba “metida en la cama.” Pero cualquier estrategia que pusieron en marcha era impotente contra la voz que amenazaba con decirle a todos que ella era “sucia”, “promiscua” y “fea” . Ni se atrevía a llamar a nadie en busca de ayuda. Trataron de asegurarle que nadie creería que esas cosas eran ciertas. Le rogaron que tratara de descansar un par de horas de sueño, porque le haría mucho bien.

El médico de Edith recetó una serie de medicamentos para tratar de frenar sus alucinaciones. Ella era muy sensible a cualquier cambio en la medicación, y fue incapaz de tolerar los psicotrópicos, antidepresivos o pastillas para dormir. Edith fue finalmente diagnosticada con demencia de cuerpos de Lewy. Los medicamentos ayudan a algunas personas a experimentar menos alucinaciones y delirios causados ​​por algunas formas de demencia. Sin embargo, la intolerancia a la medicación común en la demencia de cuerpos de Lewy presenta desafíos adicionales para Edith. Su leve confusión se desplomó en un mundo de realidades falsas y creencias perturbadoras.

Las alucinaciones parecía ser el más grande de todos los males de Edith. Sus cuidadores se propusieron traerla de nuevo en “el mundo real”.

Algo diferente:

Vamos a dar un paso atrás. Echemos un vistazo a cerebro y los comportamientos de Edith y veremos lo que están tratando de decirnos: el cerebro de Edith está ocupado. No tiene un interruptor de apagado. Su cuerpo no descansa durante largos períodos de tiempo. Ella pasa por lo menos el 50% de su vida dedicado a otra realidad.  Puede sonar encantador en nuestro mundo bien regulado, pero el mundo de Edith es algo caótico y perturbador. Lo último que su cerebro quiere es estar quieto.

Lo mejor que podemos hacer con alguien como Edith es ofrecer actividades para mantener la mente atareada en la realidad, y esperar que ella acabe participando en estas actividades, a veces poco convencionales para el día.

  1. Mantener a salvo . Alguien como Edith está en riesgo de deambular o de fuga. Él o ella por lo general está tratando de ir a alguna parte o alejarse de alguien. Cerrar el acceso a las salidas y escaleras.
  2. Validar  Razonamiento y orientación de la realidad son altamente ineficaces y pueden conducir a una mayor ansiedad. Enfoques de validación de las direcciones de la emoción, no del mensaje. Alguien que alucina necesita entender si la visión le da miedo, tristeza, o preocupación. No se tiene que “ver también”, pero sí es necesario estar de acuerdo con el contenido emocional.
  3. Motricidad gruesa.  Usted notará que las personas que están alucinando no sólo se sientan a ver la acción, sino que además están en movimiento. Ellos están trabajando en un problema o en arreglar una situación. Hay una actividad motora gruesa. Para los cuidadores, esto significa que el cerebro y el cuerpo están buscando el movimiento motor grueso. Distraerlos con una actividad que requiere de la participación de la motricidad gruesa: jugar con un balón, salir a caminar, colocar notas post-it en la pared y que el/ella encontruentre algo, bailar …
  4. Toque.   Muchas personas, especialmente las personas mayores, son touch privados. Un toque firme en las “zonas seguras” puede ser tranquilizador. Estas áreas son la gran cantidad partes-media de la espalda, brazo, muslo inferior. Tocar las manos y la cara donde hay una gran cantidad de terminaciones nerviosas puede ser percibido como un contacto íntimo, así que evite esos toques suaves bien intencionadas. Las mascotas son una de las mejores maneras de proporcionar consuelo para alguien que está ansioso. Aprovechando el instinto de nutrir, así como la necesidad de contacto, y un perro o un gato pueden hacer maravillas para reducir la ansiedad de pensamiento delirante.
  5. Llamar a alguien.   Muchas veces una simple llamada telefónica a “alguien” le ayuda pone el tema para descansar un rato y a sentirse validado y seguro.
  6. La oxitocina.   La oxitocina también se conoce como la hormona de confianza. Es un químico que se libera en el cerebro que ayuda a los humanos vínculo entre sí. La presión profunda y el primer masaje el cuerpo libere oxitocina, y que evoca un sentido de confianza ayuda a liberarlo. (Para más información, leer : La oxitocina, la hormona del bienestar)
  7. Tareas. “El que busca descanso encuentra aburrimiento. El que busca trabajo encuentra descanso“-. Dylan Thomas.   Canalizar el tiempo ocupado en tiempo productivo.
  8. La estimulación vestibular.   Cuando el cerebro no puede procesar los estímulos en el medio ambiente, a veces es debido a que el sistema vestibular está fallando. Haga que la persona realice cambios vinculados en su posición del cuerpo: acostarse y sentarse, ponerse de pie y sentarse, girar a la derecha y girar izquierda.  Escuchar música y el baile son grandes maneras de conseguir estos cambios posicionales. (Leer, ¿Qué es ña estimulación vesticular?)
  9.  Partir el pan.   Sentarse a comer en compañía de otros infunde un sentido de pertenencia y seguridad. Cuando alguien está alucinando por la noche, puede ser un reto para alterar la convención con una comida de medianoche. Pero por el bien de la flexión a la realidad de otra persona, el acto de partir el pan en las comidas no estándar es una estrategia eficaz para la creación de un sentido de normalidad y bienestar.
  10. Las manos en…   Lo que no se puede trabajar a través de la mente a veces es mejor dejar a las manos. ¿Cuántos de nosotros limpiamos cuando estamos enfadados? Desarrollar una actividad con las manos puede ser una gran distracción para el cerebro.

Una advertencia: los psicoanalistas freudianos tienen la oportunidad de aprender más sobre ese misterioso hombre que había debajo de su ventana. No tengamos la tentación de vincular firmemente “él” a una parte de su pasado o alguna carga emocional no resuelta. Edith no tiene la capacidad cognitiva para racionalizar a través de un análisis de subconsciente profundo y las conclusiones a las que se pueden llegar podrían ser equivocadas. El hombre bajo la ventana de Edith no representa un villano de su pasado o en un sentido más profundo, su propia inseguridad. Es una creación de su cerebro que pueden o no ser un fragmento de su historia personal. Puede haber otros profesionales que no estén de acuerdo con este consejo de precaución, pero los especialistas que la han tratado consideran que es más fácil mantener la dignidad de Edith si se ve esta condición como el resultado de un proceso de la enfermedad en su cerebro. No es necesario sacar conclusiones innecesarias basadas en hechos delirantes.

Epidemiología de la Demencia

Epidemiología de la Demencia

Fuentes:  Peter P. Zandi (John Hopkins University, Baltimore USA) Forecasting the global burden of Alzheimer’s disease de Ron Brookmeyer

Foto: Antonio Molina, “El gesto como terapia”

En este post vamos a hablar de la epidemiología de la demencia y describir la carga de esta enfermedad en la salud pública mundial. Es la continuación de la entrada: Cuidados de enfermos y otros trastornos neurocognitos , una serie de posts que escribiré sobre el curso de Care of Elders with Alzheimer’s Disease and other Major Neurocognitive Disorders impartido por Nancy Hodgson y Laura Gitlin de la Universidad Johns Hopkins, School of Nursing, mediante la plataforma internacional Coursera que estoy realizaré hasta finales de noviembre de este año.

En la comunidad médica se emplea el término  “demencia” para describir los trastornos de la capacidad intelectual. Es importante señalar que la demencia no es un trastorno normal del proceso de envejecimiento. Los trastornos de demencia son provocados por procesos patológicos anormales y pueden afectar tanto a las personas jóvenes como a los ancianos. En la acepción de Medicina y Psicología, se define como el “deterioro progresivo e irreversible de las facultades mentales que causa graves trastornos de conducta”. Así, el término demencia se aplica al deterioro progresivo del conjunto de las funciones intelectuales (memoria, atención, juicio y capacidad de razonamiento) y a los consiguientes trastornos de la conducta.

Hay muchas causas para la dementia y el deslizamiento muestra una lista de algunos de aquellas causas, pero la más común de todas ellas es la enfermedad del alzheimer qué es responsable de 2 de cada 3 casos de demencia.  Después del alzhéimer, la demencia más común es la vascular o cerebral.

[custom_frame_center shadow=”on”]prevalencia[/custom_frame_center]

Los índices de demencia, parecen compatibles globalmente, aún así hay diferencias:

Prevalencia de demencia en Europa (EURODEM estudio)

[custom_frame_center shadow=”on”]eurodem[/custom_frame_center]

La línea de puntos muestra un estimado de la prevalencia de los índices de 12 estudios diferentes llevados a lo largo de toda Europa. El resultado es que los índices de demencia eran alrededor del 6% para aquellos de más de 65 años o más viejo. Mientras que, los índices eran ligeramente más bajos y más variables en otras seis ciudades diferentes del mundo en los países en vía de desarrollo.

[custom_frame_center shadow=”on”]Figure-1-Prevalence-of-dementia-in-men_reference [/custom_frame_center]

[custom_frame_center shadow=”on”]Figure-2-Prevalence-of-dementia-in-women_reference [/custom_frame_center]

A partir del análisis de colaboración actual parece ser que para la mayoría de los grupos de edad la prevalencia de la demencia no ha cambiado significativamente en las últimas décadas a pesar de los análisis actuales que utilizan completamente los nuevos datos de la incluida en EURODEM. Dentro de la antigua embargo prevalencia más antigua demencia es mayor en las mujeres y este nivel de prevalencia no se ha documentado previamente. Este hallazgo puede ser como resultado de una mayor proporción de estudios que informan de la prevalencia de demencia en los rangos de mayor edad en los últimos 2 décadas y probablemente refleja una tasa real en esta población informó anteriormente con.

Una tabla comparativa del número estimado de personas con demencia (basado en las estadísticas de población 2006) fue creado por Alzheimer Europa después de la final del estudio proyecto EuroCoDe y se puede encontrar en:

http://ec.europa.eu/health/ph_information/dissemination/echi/docs/dementia2_en.pdf

 

Un estudio de la población de la enfermedad de Alzheimer: resultados del Estudio del Condado de Cache en memoria, salud y el envejecimiento.

 Hay varios estudios basados ​​en la población del envejecimiento, la memoria y la demencia que se realizan en todo el mundo. De éstos, el Cache County Study Memoria, Salud y Envejecimiento destaca por su gran número de miembros de “muy mayores”. Este estudio, que ha estado siguiendo a casi 5.100 personas mayores de 84 años desde 1995, ha informado entre sus principales conclusiones el papel del gen de la apolipoproteína E en la modificación del riesgo de enfermedad de Alzheimer (AD) en hombres y mujeres y la identificación de compuestos farmacológicos que pueden actuar para reducir el riesgo de AD

Principales conclusiones del estudio Cache County hasta la fecha: 

Los ancianos del condado de caché tienen una esperanza de vida más larga, más alto nivel de educación, y una menor incidencia de la enfermedad crónica que otras poblaciones similares. 

El proyecto investigó tres supuestos importantes: (1) ciertos genes pueden influir en el desarrollo de la demencia de Alzheimer si las personas viven hasta la vejez extrema, (2) la demencia de Alzheimer tiene una incidencia máxima cerca de 80 años de edad y luego disminuye, y (3) factores ambientales específicos puede reducir la incidencia de la demencia de Alzheimer antes de la edad de 85.

Hay dos puntos interesantes:

  • Primero, las diferencias por sexo. Puedes ver que alrededor edad 80, los índices de incidencia aparecen para divergir entre hombres y mujeres. Y, puedes ver que los índices son dramáticamente más altos para las mujeres después de que edad 80, comparado a los hombres.
  • El otro punto para notar son los índices que después de los 90 declinan…

Es la enfermedad del alzheimer una enfermedad inevitable del envejecer? Hay una preocupación enorme sobre la carga del aumento de la enfermedad de Alzheimer en las poblaciones alrededor del mundo que inevitablemente tienden a envejecer. En 2050 los casos de alzheimer se cuadriplicaran

La carga mundial del alzhéimer

[custom_frame_left shadow=”on”]AD Projections [/custom_frame_left]Mientras que en Europa occidental y del norte y América del Norte estimaron que los índices de la enfermedad de Alzheimer multiplicarían, los índices en Latinoamérica, China, y África aumetarían por cuatro o cinco. Hay una crisis de salud pública porque estamos preparados realmente para afrontar estos índices en unas pocas décadas? Debemos intentar entender nuevas maneras para intervenir e impedir o mitigar esta carga. En 2006, la prevalencia mundial de la enfermedad de Alzheimer fue de 26,6 millones de dólares. En 2050, la prevalencia se cuadruplicará, momento en que 1 en 85 personas en todo el mundo va a vivir con la enfermedad. Estimamos que alrededor del 43% de los casos prevalentes necesitan un alto nivel de atención, lo que equivale a la de un geriatrico. Si las intervenciones podrían retrasar tanto el inicio y la progresión de la enfermedad en un solo año, no habría casi 9,2 millones menos casos de la enfermedad en 2050, con casi toda la disminución atribuible a la disminución en las personas que necesitan un alto nivel de atención.

 

Nos enfrentamos a una epidemia mundial que se avecina de la enfermedad de Alzheimer como las edades de la población mundial. Avances modestos en estrategias terapéuticas y preventivas que conducen incluso a pequeños retrasos en el inicio y la progresión de la enfermedad de Alzheimer pueden reducir significativamente la carga global de esta enfermedad.

Siguiente entrada: Nueva Trayectoria de la Demencia.

 

 

 

 

 

Cuidado de enfermos de Alzheimer

Cuidado de enfermos de Alzheimer y otros trastornos neurocognitivos.

Hace unos días comencé el curso de Care of Elders with Alzheimer’s Disease and other Major Neurocognitive Disorders impartido por Nancy Hodgson y Laura Gitlin de la Universidad Johns Hopkins, School of Nursing, mediante la plataforma internacional Coursera.

“Desarrollar y probar nuevas intervenciones que mejoran la capacidad de los adultos mayores con deterioro cognitivo o físico con calidad de vida puede hacer una diferencia importante en la vida de las personas mayores y sus familias.”  (Laura Gitlin)

“Te importa el último momento de la vida, y  haremos todo  lo que podamos, no sólo para ayudar  a morir pacíficamente, si no para vivir con calidad hasta que muramos.” (Dame Cicely Saunders )

Hoy voy a hablaros de la demencia en un sentido muy global, pues ya sabemos que representa muchas incapacidades y que todas ellas son enfermedades potencialmente graves. Pero son algunos de sus sellos distintivos de sus síntomas, los que a menudo manifiestan la enfermedad definitivamente.

  • La afasia consiste en la pérdida total o parcial de la capacidad de hablar como consecuencia de una lesión ocurrida en las zonas del cerebro destinadas al lenguaje. Se trata de una falla en los centros del lenguaje del cerebro que impide o disminuye la habilidad para hacerse entender mediante la palabra hablada, la escritura o los signos. Sin embargo, el afectado conserva la inteligencia y los órganos fonatorios.
  • La apatía se presenta como inhibición afectiva, reducción de la actividad intelectual y enlenteciendo de la capacidad de pensamiento y del recuerdo. El paciente suele presentar diferente afectación en función de la gravedad del deterioro cognitivo y diferente afectación en cuanto a los diferentes dominios sintomáticos de la apatía: las conductas autogeneradas, inercia cognitiva, y el aplanamiento afectivo.
  • Progresa en una pérdida de capacidad de interpretar la  información sensorial.  A veces, esto se manifiesta en algunos de los síntomas neuropsiquiátricos de los que hablaremos más adelante. Así todo, los síntomas son realmente el sello distintivo para referirnos a la demencia.

La patología de enfermedad empieza  años antes de estos síntomas emergen. El desafío que proporciona un diagnostico cuidadoso antes de que “adjudicar” la demencia en un paciente, es la clave.

Áreas que asemejan a una persona con demencia:

  • Fármacos que alteran las emociones, por ejemplo, la depresión puede asemejar mucho a la demencia.
  • Cambios metabólicos, cambios endocrinos,  cambios en la nutrición, la desnutrición en particular puede presentar a persona teniendo problemas de memoria.
  • Tener un trauma, especialmente en el cerebro, habiendo una infección o un  golpe (jugadores de futbol americano o boxeadores tienen alto índice de padecer algún tipo de demencia).
  •  Alcoholismo

D-E-M-E-N-T-I-A: drugs, emotions,metabolic, endocrine, Nutrition, trauma, infection, alcoholism

  Todos pueden presentar y parecer una persona con demencia, aunque no necesariamente alzhéimer.

De ahí, que sea un gran reto su diagnóstico, es muy difícil y muy complejo y primero  se necesita mantener fuera todas estas características médicas subyacentes anteriormente citadas.

 La enfermedad como Epidemia.

¿Dónde prevalece? ¿Qué tendencias  tendríamos que esperar?

Esto es realmente importante porque sabemos que estamos ante una epidemia pendiente del envejecimiento de la población global. Hay muchos tipos de enfermedades que puede causar Demencia. La enfermedad del alzheimer porque es el tipo más común.

Sabemos que el riesgo de desarrollar Demencia avanza con la edad, porque  eso se produce muy a menudo. Difícil de solucionar por el empeoramiento de la memoria. Es una enfermedad relacionada directamente con la edad.

Los síntomas fueron primeramente diagnosticados por el Dr. Alzheimer, un psiquiatra alemán: ver entrada sobre este tema.

No será hasta que 1987 cuando se  tuvo la primera prueba clínica, aquello estuvo patrocinado por la Asociación de Alzheimer y agentes farmacéuticos que patentaron juntos probar el  primer agente farmacéutico para tratar los síntomas de Alzheimer.

En 1994 fué el día del primer Alzheimer Mundial, reconociendo que esto es una enfermedad global.

Y en 2011,  se desarrollaron directrices y criterios nuevos  de los que hablaremos en posts posteriores.

Los cambios en el cerebro se inician mucho tiempo antes que cuando los síntomas emergen: Plazo llamado pre-diagnostico clínico o pre-sintomático de la enfermedad del alzhéimer. Es la fase donde la enfermedad está teniendo lugar pero la persona no está presentando con síntomas.

Siguiente entrada: Epidemiología de la enfermedad de Alzhéimer