O #alzhéimer

O alzhéimer

Aportación infantil de Pablo Díaz, 10 años. 

 

El poema inicial de Pablo está escrita en lengua gallega, mostramos la traducción al español.

POEMA TRADUCIDO:

 El alzhéimer no es recordado

ni tampoco deseado.

Ya que hace olvidar

lo que viste y lo que ves…

Por eso nadie la quiere tener,

para no olvidar

lo que se vio y lo que se ve…

Los que lo tienen, todo lo olvidan

y las cosas se les desaparecen

porque las guardan sin saber.

¡Pobre del que lo sufra!

Porque no podría recordar

ni de cómo comer

ni de cómo hablar.

Slider_004

POEMA ORIXINAL:

O alzhéimer non é lembrado

nin tampouco desexado.

Xa que fai esquecer

o que viches e o que ves…

Por iso ninguén a quere ter,

para non esquecer

o que se viu e o que se ve…

Os que o teñen, todo o esquecen

e as cousas desaparécenselles

porque as gardan sen saber.

Pobre do que o padeza!

Porque non podería lembrar

nin de como comer

nin de como falar.

Nuestro agradecimiento especial a Isabel Gey Pérez, presidenta de AGADEA, por ser nuestro puente para llegar a los niños de esta exposición creativa infantil online. A Mariclina, Karen, Ainoa, Guadalupe, Simplicio, Adriana, María, Pablo M., Iván, Manuel, Cristina, Laura, Marcel, Alicia, Alba y Pablo D. Niños del CEIP Agro de Muiño (Ames).

Anuncios

Ayudando a mi abuelo con #alzhéimer

Ayudando a mi abuelo con alzhéimer

Aportación infantil de Manuel Maragoto, 10 años.

 

Cuando me enteré que mi abuelo tenía alzhéimer me puse muy triste porque cada día sabe menos…

Pescábamos cangrejos y robalizas, también íbamos a los coches…¡Lo pasábamos tan bien!

Me compraba lo que quisiera cuando le acompañaba a la panadería o al kiosko a comprar el periódico. Después le acompañaba al bar a tomar un café…Pero ahora, no puede hacer esas cosas.

Yo le ayudo para que no olvide! Haciendo puzzles, diciéndole como se llaman las cosas, los números, las letras y así poco a poco vuelve a recordar más cosas.

También le ayudo a vestirse, a sentarse, a andar y a comer; para que pueda hacer las cosas más fácilmente.

Juego al dominó y a la baraja con él para que desarrolle la mente!

Le llevo de paseo para que le dé el aire y le sienta muy bien. A veces le llevo al bar para que tome su café, normalmente no lo quiere…pero hay días que sí.

Le encantan los dulces, muchas veces solo come el postre.

Cada día parece que aprende más! Y va recordando más cosas…

Nuestro agradecimiento especial a Isabel Gey Pérez, presidenta de AGADEA, por ser nuestro puente para llegar a los niños de esta exposición creativa infantil online. A Mariclina, Karen, Ainoa, Guadalupe, Simplicio, Adriana, María, Pablo M., Iván, Manuel, Cristina, Laura, Marcel, Alicia, Alba y Pablo D. Niños del CEIP Agro de Muiño (Ames).

Los espejos y el alzhéimer

Fuente: http://leelo.co/ , aunque lo hemos adaptado por completo a nuestra experiencia personal. Fotografía de la Serie Reflections, del fotógrafo Tom Hussey.

Vamos a narrar algo que es preocupante a mediados de la etapa de Alzheimer y que es totalmente frustrante para el cuidador (no entiende lo que le puede estar pasando a su familiar) y es aterrador (aunque no siempre) para la persona con Alzheimer. A menudo, el paciente o un ser querido parece enfadarse sin motivo, reírse desconsoladamente o incluso ponerse histérico con el cuidador, pero siempre hay una razón; en muchos casos, el culpable es el espejo.

Lola se reía, como nunca antes la habíamos visto, frente a los espejos de toda la casa. Sus risas eran sanas, abiertas y contagiosas…y ¿cómo no iba a ser así? Si en su reflejo veía a su mamá! Lola nos decía que en frente tenía a su adorable e insustituible madre que siempre le contaba muchas cosas. En este caso, el espejo generó en ella alegría y muy buen humor. Su sonrisa era una constante…

Para explicar completamente cómo un espejo puede afectar a un paciente de alzheimer vamos a exponerlo con una pregunta muy concreta: ¿qué sucede cuando una mujer de 85 años (que ya no recuerda que tiene esa edad) mira en el espejo y ve una imagen de una mujer que no es la joven de 2o años que se cree que tiene? Ella está mirando bien a un/a desconocido/a y siente miedo, o bien le puede resultar familiar esa persona si los parecidos físicos son considerables, como fue en nuestro caso, y se siente protegido o al menos no siente desasosiego…. A veces, los enfermos de Alzheimer pueden hacer amistad con la persona en el espejo.

– ¿Quién es esa vieja? , pregunta Lola.

– Es una abuelita, pero es muy buena. ¿no le ves la cara de buena que tiene?, le respondemos

– Sí, eso sí . Responde Lola mientras alarga su brazo para poder darle la mano a “su” imagen del espejo

images

Algunas veces, es posible descubrir alimentos u otros objetos en los lugares más insólitos, ya que están guardando cosas para compartir con “su amigo” del espejo. El espejo podría desempeñar un papel importante en el rechazo de un ser querido a la ducha. Después de todo, ¿quién quiere desnudarse delante de un desconocido?

Si para algunos de vosotros el espejo es un problema serio para vuestros seres queridos con alzhéimer, os aconsejamos limitar o eliminar el acceso de estos a los espejos.